Carta a Ferran Adrià: Consumo responsable en El Bulli

Halong Bay a 6 de Enero de 2009

Estimado Ferran Adrià:

Hace poco leí en una entrevista que le gustaría ir a comer a un McDonalds. Yo le propongo que en vez de decirlo salga un día de su casa con unos duros y se tome una gran hamburguesa. O que se tome quince de golpe. Seguro que le sientan bien. Seguro que encuentra algún restaurante cerca de su casa. Es bastante más fácil que conseguir un asiento en su afamado restaurante. Si quisiera invitarme iría gustoso aunque no se como reaccionaría ante los sofisticados platos. Le agradezco sus gestos de acercarse al vulgo elogiando la comida barata de McDonalds y que diga que la calidad es enorme para el precio que tiene.  Tras sus años en el mundillo de la hostelería debería de saber que el precio no depende solo de la supuesta “calidad” de la comida. Le voy a enumerar unas pocas razones por las que esta cadena consigue reducir sus precios al máximo:

1. Tirar antes que lavar. En esta cadena se ha conseguido funcionar sin lavavajillas ya que todo envoltorio, cubierto o utensilio entregado al cliente va directamente a la basura. Responsabilidad ambiental.

2. Trabajo temporal. Su sistema de franquicias a las que exporta su política de empleo ha conseguido crear el prototipo del trabajador de comida rápida. Además de hacer labores de todo tipo, el empleado ganará el salario mínimo y nunca dejará de ser temporal, hasta su despido. Los encargados siguen siendo temporales y las ETT’s las encargadas de gestionarlo en muchos casos. Responsabilidad social corporativa.

3. Publicidad y captación infantil. Una de las políticas en las que invierte más dinero esta empresa es en sus coloridos lugares de recreo infantil en el que el niño asocia la diversión a la comida frita alta en colesterol, aunque según su análisis esta calidad bien vale su precio. Responsabilidad social.

4. McDonalds es el mayor productor de carne mundial y ha sido denunciado en numerosas ocasiones por aprovecharse de las deficientes legislaciones ambientales de muchos países subdesarrollados para deforestar inmensas superficies de bosque para el ganado. Responsabilidad ambiental.

Entre otras muchas, éstas son algunas razones por las que encontramos  hamburguesas de “tal calidad” por ese precio en el McDonalds. Así que yo prefiero no comerme estas hamburguesas y reírme de la publicidad gratuita (o quizás no) que alguna gente hace a estas empresas.

He decidido que para realizar un consumo responsable iré una vez al mes a comer a El Bulli. Esto es consumo responsable. Platos chiquiticos y muchos gases experimentales de por medio que nos llenen el espíritu y el buche a la par que se vacía nuestro bolsillo. Nadie dijo que el consumo responsable fuera barato.

Un saludo y hasta pronto.

Anuncios

, ,

  1. #1 por Arnau el enero 15, 2009 - 7:40 pm

    Creo que aciertas en la crítica al McDonalds. No así en la excusa para hacerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: