Sancionar la solidaridad

El gobierno pretende sancionar a quienes den cobijo a un inmigrante ilegal. En el anteproyecto de la reforma de la Ley de Extranjería se multará de forma similar a una persona que acoja en su casa a un inmigrante ilegal que a un empresario que le contrate de forma ilegal.

Vergüenza debería de darle al ministro presentar un anteproyecto de este tipo. La política represora antimigratoria fue aplicada a la par que la crisis y la subida del paro. ¿En que constitución cabe una ley que multe el dar cobijo a un ser humano necesitado? ¿Por qué no incluyen otro apartado que sancione a quien les de comida y agua?

El ministro Bermejo dimitió por acudir a una cacería sin licencia. Celestino Corbacho debería dimitir tan solo por plantear tal tropelía que afecta a los derechos humanos y sobre todo a un valor, tan poco de moda en estos días, como es la solidaridad. En estos tiempos de crisis usted no tendrá ningún problema de alojamiento ni económico de ningún tipo. Permítame anunciarle que me da exactamente igual el estado en el que esté, el partido que gobierne, el régimen que se me imponga o la coyuntura económica global. Si en algún momento otro ser humano necesita mi ayuda yo se la daré, con multa o sin multa, como harán cientos y miles de personas que trabajan día a día en la calle para ayudar a los que menos tienen. Usted desde los despachos ayuda bien poco y quizás sus papeleos siempre le han mantenido alejado de la solidaridad de verdad. Quizás piense que no existe y que si alguien acoge a un inmigrante es porque quiere sacarle algo a cambio. Es poco probable que un ministro acoja en su casa a un inmigrante si no es para que le recoja la casa. Pero permítame decirle que esa solidaridad se da con mucha más frecuencia de lo que usted cree. Y que hay gente que dedica su tiempo y su esfuerzo en ayudar a los demás sin que le vaya a suponer salir en la tele y ganar votos.

Ningún ser humano es ilegal y ayudar a un sin techo extranjero es tan noble como ayudar a un español. Rectifique a tiempo y deje de perseguir a los más desamparados en tiempos de crisis y empiece a controlar en las altas esferas que son quienes nos han traído aquí. O mejor simplemente dimita, renuncie a su sueldo vitalicio, y váyase sin nada a un país tercermundista. Le sorprendería ver como allí le dan cobijo sin esperar nada a cambio.

Anuncios

, , ,

  1. Sancionar la solidaridad [opinión]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: