Breve explicación del proceso contra Garzón

El juez Baltasar Garzón CC Flickr

Por todos es sabido que los temas jurídicos se tratan en general con poco rigor en la prensa. Yo no he encontrado una explicación resumida y clara sobre las tres causas abiertas contra Garzón. Un amigo me ha enviado un mail en el que se explica sintéticamente pero con claridad la acusación por prevaricación contra Garzón. Aquí la tenéis y espero que os aclare las cosas y entendáis el por qué vale la pena movilizarse.

Hay tres causas abiertas contra Garzón. La primera de ellas por la causa por los desaparecidos de la Dictadura, la segunda por el cobro de un curso en una universidad en Nueva York, y la tercera por haber ordenado la intervención de las comunicaciones entre abogados y presos en el asunto Gúrtel.

En la primera se le acusa de prevaricación, es decir, de dictar una resolución injusta a sabiendas. Todo empezó porque se presentaron ante la Audiencia Nacional -que es el órgano competente para enjuiciar los delitos contra las altas instituciones de la Nación y la forma de gobierno- unas querellas por las desapariciones forzadas durante la guerra y posguerra. Garzón se declaró competente y ordenó que se practicaran algunas diligencias, como recabar los certificados de defunción de los militares golpistas y de los mandos de Falange, y el Ministerio Fiscal se opuso argumentando que:

1) El proceso penal tiene como fin el castigo del delincuente, y, dado que la responsabilidad penal se extingue por la muerte de las personas, si el delincuente ha muerto, el proceso no procede;

2) los delitos han prescrito;

3) en cualquier caso, estarían aministiados por la Ley de Amnistía de 1977.

Garzón rechazó el recurso de la Fiscalía señalando que no era notoria la muerte de todos los imputados; que las desapariciones forzadas son un delito permanente hasta que no se acredita el fallecimiento del desaparecido, y por tanto, no pueden prescribir; que los delitos eran además crímenes contra la humanidad que no prescriben según la ley internacional; y que la Ley de amnistía es nula porque contradice el Derecho penal internacional.

A mi juicio tenía razón -como siempre- el Ministerio Fiscal, y recurrida la resolución en apelación, la Sala de la Audiencia Nacional revocó el auto de Garzón por una mayoría de 12 a 6, o de 12 a 5, no recuerdo bien.

Luego Falange y Manos Limpias se querellaron contra Garzón por prevaricación por haber admitido las querellas de las víctimas de la guerra y haber abierto la causa y -aquí viene el escándalo- el magistrado instructor del Tribunal Supremo -que es el órgano competente para enjuiciar a Garzón- no sólo admitió la querella, sino que, contra el parecer del Ministerio Fiscal, que pedía el sobreseimiento de la causa, acordó la apertura de juicio oral.

Y es escandaloso, a mi juicio, porque si hay lugar para diferentes interpretaciones de la Ley, no puede haber prevaricación. Y la prueba de que había lugar a varias interpretaciones de la Ley es que varios magistrados de la Sala votaron a favor de que Garzón fuera competente. Ese es el quid de la cuestión. Lo demás es irrelevante.

Es irrelevante que los querellantes sean de ultraderecha; es irrelevante que Franco fuera un criminal de guerra asesino; es irrelevante que los crímenes de la Dictadura se quedaran sin castigo; y es, incluso, irrelevante que Garzón no tuviera razón, que no la tenía. Lo único importante es que donde hay lugar a la discrepancia jurídica, no hay prevaricación, y si es obvio que no hay prevaricación, no se puede admitir la querella, y mucho menos abrir juicio oral. Y si se hace así, y el encausado es quien es, no cabe sino pensar que se hace para quitarlo de en medio porque incomoda.

La segunda causa es porque se le acusa de prevaricación y cohecho -soborno- por haber cobrado un curso en la universidad de Nueva York de una cátedra que recibía dinero del Banco Santander y haber inadmitido a trámite una querella contra Botín.

En la tercera se le acusa de intervención ilegal de comunicaciones por haber ordenado la intervención de las conversaciones en la cárcel entre los presos de la trama Gürtel y sus abogados.

De estas dos causas sé poco porque tengo por costumbre no leer el diario El Mundo.

Con lo de la primera hay bastante para echarse a la calle, aunque ciertamente sea mejor hacerlo con conocimiento de lo que se discute, así que aplaudo tu iniciativa.

Anuncios

,

  1. #1 por Necorita el abril 16, 2010 - 11:46 am

    El proceso a Garzón está plenamente justificado. Cuando un Tribunal Supremo de una Nación Democrática admite a trámite cualquier causa, ésta, <> ya tiene justificación. Además, la prevaricación de Garzón es arrogarse conflictos que no le corresponden. Es el clásico juez “fotonovelas”, que quiere salir en portadas llevando causas bastante idiotas e improductivas, pero llamativas y populacheras. No sería de extrañar que abriera un causa contra Boabdil (algunos españoles saben quién es, como saben quién es Franco: de oidas) por utilizar Granada sin su permiso. En cuanto a los cursos en USA, no sólo solicitó (y está comprobado) la financiación al Banco de Santander (sobreseyendo y archivando una causa abierta contra directivos de envergadura, de dicha entidad), sino que , ya de paso, solicitó también para los cursos que su hija realizaba en una Universidad de por allí. Sea como sea, no fue a dar cursos gratuitos, lo que se le imputa es algo prohibido a todos los funcionarios públicos y es el cobro de su sueldo en España, mientras realiza actividades remuneradas fuera (diga lo que digan él, la Universidad y el Santander, que ahora se hacen amiguitos, para no salir salpìcados y dicen que no sacaron la mano del bolsillo). LO de las escuchas ilegales se nos viene a las manos por su propia calificación: ILEGALES. La Ley de Memoria Histórica fue una concepción del asno que nos preside, aprovechada para hacer cosas a bombo y platillo por parte de gente que no tiene idea de lo que fue la Guerra Civil y que tampoco conoció la post-guerra entre el año 40 y el año 55. Garzón merece un frenazo a sus desmadres y desmanes, si no lo hacen así, la curia judicial se paseará por esos mismos fueros. Advierto: no soy de derechas, pero detesto a estos izquierdistas de conveniencia, macarras, chulos, defraudadores, y delincuentes.

  2. #2 por lol el abril 16, 2010 - 12:27 pm

    No conozco a nadie que se queje de tener a familiares enterrados en cunetas, asesinados por orden de algún mando de las tropas de Boabdil…

    De Franco si.

    Desmadres de Garzón? ¿Portadas?

    Normal que les escueza a los herederos de la dictadura fascista, pero es lo que tiene la democracia.

    Mejor un juez como Garzón, que uno que haya jurado lelatad al “Movimiento Nacional”.

    Yo detesto a los macarras, chulos, defraudadores, y delincuentes. Sean de donde sean.
    Y Garzón no lo es.

  1. Breve explicación del proceso contra Garzón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: